UCA
  Contenido en Inglés English |   Contenido en Portugués Portugués |   imprimir el articulo Imprimir

La primera universidad católica

En nuestro país, y en el medio católico, comienza a hablarse insistentemente de la necesidad de una universidad confesional durante la segunda mitad del siglo XIX, en que se define la oposición al laicismo que caracterizó toda esta época.

La idea de la creación de la Universidad, aparece primeramente en el Congreso Eucarístico del año 1884. En esa Asamblea, efectuada en el mismo año de la sanción de la Ley 1420, se dio una resolución a favor de la libertad de enseñanza en el orden secundario y superior. Además se hizo votos por la fundación de una Universidad Católica, investida con el poder de conferir grados académicos en las diversas facultades, en la cual se enseñara la doctrina católica en toda su integridad.

Cuando a fines de ese decenio, los católicos reanudan el interrumpido movimiento, vuelve a exteriorizarse con entusiasmo el mismo anhelo. En las Asambleas de 1907 (Buenos Aires) y 1908 (Córdoba) el tema de la libertad de enseñanza ocupa un lugar preferencial. El primer Congreso de la Juventud Católica de 1908, señala la importancia de la formación integral de la juventud e insiste en que se lleven adelante las resoluciones que desde 1902 había adoptado el Episcopado en el sentido de fundar la Universidad Católica “en la que se prepare a la juventud para el ejercicio de las profesiones liberales y se enseñe en toda su integridad la doctrina católica”. Por fin la iniciativa se cumple en 1910 por decisión del Episcopado Argentino, que funda la Universidad Católica de Buenos Aires. Esta primera Universidad, había sido concebida exclusivamente con el fin de proporcionar a sus alumnos, dentro de una formación católica y de una cultura general, la capacidad requerida por el ejercicio de determinadas profesiones. No existiendo en aquel momento ley orgánica que amparara a las universidades privadas, y de acuerdo con los preceptos constitucionales que reconocen el derecho de enseñar y aprender, creyeron los obispos que la carencia de aquélla, no era razón para diferir la fundación de una universidad.

El Pbro. Luis Duprat fue designado Rector y el Consejo Superior por su parte, estaba compuesto por los Dres. Joaquín Cullen, Emilio Lamarca y Angel Pizarro entre otros. El segundo y último Rector –hubo solamente dos- fue Mons. Miguel De Andrea. Recién dos años después de su fundación comenzó a funcionar su única Facultad, la de Derecho. Los planes de estudio de esta Facultad, se organizaron conforme a los planes de la Universidad oficial y año tras año, completó hasta llegar a seis, todo el cuadro de las disciplinas exigidas a las que se agregaron los cursos obligatorios de Filosofía e Historia, destinados a integrar la formación de los alumnos.

Sin embargo, la vida de esta primera Universidad Católica fue efímera: al no obtener el reconocimiento de sus títulos por parte del Estado, cerró sus puertas en 1922. Fueron inútiles todos los esfuerzos empeñados para salvar la crisis abatida entonces sobre la flamante Universidad. Pero la experiencia sin embargo dejó una gran enseñanza, reveló la posibilidad de constituir un cuerpo docente y una estructura adecuada, capaces de servir de base y preparación a un instituto independiente y de alta cultura. (1)

***

(1) De, “La Primera Universidad Católica en la Argentina 1910-1920”Atilio Dell´Oro Maini, en Boletín de la UCA, N°2, junio de 1959