UCA

Comunicado del nuevo Rector de la Universidad

Buenos Aires, 15 de diciembre de 2009

Queridos/as amigos/as:

A partir de ayer estoy a cargo del Rectorado de la UCA. La designación, que lleva la firma del Gran Canciller, me pone a cargo “con todas las atribuciones que le otorgan al Sr. Rector los Estatutos”. El acto público de asunción está previsto para marzo.

Habiendo terminado al mediodía mi primera reunión con el Consejo Superior, quiero comunicarme con toda la comunidad universitaria para informarles acerca de algunas decisiones. No me detendré ahora a ofrecerles una reflexión acerca de los asuntos que me interesan particularmente. Eso quedará pendiente para el acto público de asunción. Por ahora me limito a comunicar brevemente algunas acciones que responden a diversas necesidades actuales. De este modo, no pretendo en modo alguno indicar límites de gestiones anteriores. Al contrario, creo que es el momento adecuado para aprovechar el camino recorrido y todos los avances realizados en la última década, en orden a dar algunos pasos que hoy son posibles gracias a lo que otros aportaron. Paso entonces a lo que quiero comunicarles:

1) Me acompañarán tres Vicerrectores que comienzan hoy sus funciones. No sólo quiero estar en constante relación con cada uno de ellos, sino que espero trabajar en equipo, reuniéndome periódicamente con los tres para pensar la gestión de la UCA. Me costó mucho elegir a las personas concretas porque aquí hay un enorme potencial de gente con trayectoria y capacidad.

En el Vicerrectorado Académico he querido que hubiera una mujer. Estoy convencido de la necesidad de que en todo lugar donde se toman grandes decisiones tiene que estar presente la perspectiva femenina. Por eso le he pedido que asuma esta función a la Dra. Beatriz Balian. Ella deberá pensar y gestionar, en diálogo con los decanos, algunas cuestiones académicas que exceden a la Secretaría Académica.

Habrá también un Vicerrectorado Económico Administrativo, que subsumirá la tarea del anterior cargo de Director ejecutivo, y que en diálogo con los decanos, directores y el Contador Garrido, orientará la gestión económica. Estará a cargo del Dr. Horacio Rodríguez Penelas.

Finalmente, habrá un Vicerrectorado Institucional, que se ocupará de las relaciones con otras instituciones, particularmente con las demás Universidades y con la CONEAU, y de todo lo relacionado con la extensión, las relaciones institucionales y cuestiones afines. En este nuevo cargo he querido que estuviera alguien que necesito para no perder contacto con la historia de la Universidad y para recoger la riqueza de la experiencia. Se trata del Lic. Ernesto Parselis.

2) Quisiera estar al servicio de todos, aún de los que no piensan como yo. Creo que el equipo de Vicerrectores me ayudará a lograr ese objetivo. Son canales para que ustedes puedan acercar sus inquietudes. También lo es la autoevaluación institucional que está en curso. Además, instrumentaremos otros mecanismos de consulta. Igualmente procuraré convocar con frecuencia al Consejo Superior ampliado, al cual invitaré a participar a diversas personas que puedan ofrecer aportes de acuerdo con los temas a tratar.

3) Por lo pronto, quiero dejar un sencillo canal abierto que sea permanente y fácilmente accesible. Es una casilla de correo electrónico que se llama consulta@uca.edu.ar. Allí pueden escribir con plena libertad y espontaneidad todos los que quieran hacerlo: profesores, alumnos, empleados, para hacer llegar brevemente alguna preocupación o sugerencia de cualquier tipo. Si los aportes son breves, tendré personas de confianza que me ayudarán a leerlos para dar cauce a lo que sea razonable y factible.

4) En marzo habrá un nuevo Consejo de Administración, con cinco o más miembros, cuyos nombres comunicaré oportunamente.

5) En el primer cuatrimestre del año 2012, y eventualmente en cualquier caso en que fuere necesario el nombramiento de un decano, en todas las Facultades de la UCA en Buenos Aires tendrá lugar un procedimiento de consulta que incluirá una votación de todos los docentes titulares, protitulares y adjuntos, pudiendo ser propuesto para el cargo de decano cualquier docente titular o protitular. Procedimiento que culminará, como establecen nuestros Estatutos, en la decisión que corresponde a la Comisión Episcopal para la UCA. Ya fue conversado con la Comisión Episcopal y queda firmemente establecido. Esto otorga cierta previsibilidad a nuestras Facultades, y también a la gestión de los actuales decanos, puesto que todos ellos permanecerán en sus cargos hasta julio de 2012 y seguirán ejecutando sus respectivos proyectos con todo el respaldo del Rector y de la Comisión Episcopal.

6) A principios del mes de marzo del año próximo, la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas, y la Facultad de Derecho, tendrán elecciones para Vicedecanos.

7) Las Facultades que no posean un Consejo Directivo tendrán elecciones en marzo de 2010 para conformarlo. Pienso también en una reglamentación para conformar consejos asesores o consultivos en Departamentos y Escuelas.

8) En febrero crearé un Consejo de investigaciones, que represente a las diversas líneas e intereses presentes en la UCA. Se trata de orientar lentamente un camino de debate e integración que nos debemos, sin violentar la libertad académica y el legítimo pluralismo que requiere toda Universidad seria. Este Consejo será un espacio de diálogo que deberá pensar ampliamente la investigación en la UCA, en orden a presentar propuestas a las autoridades.

Lo coordinará un Director, que deberá también revisar el funcionamiento y los criterios de la Comisión de investigaciones (que evalúa los diversos proyectos personales de investigación) y, a partir de un camino de consulta, propondrá un reglamento para dicha Comisión. Al mismo tiempo, procurará detectar puntos de contacto entre los diversos proyectos personales de investigación, en orden a alentar la creación de equipos de investigación (en las Facultades y entre ellas), trayectos comunes, y, a mediano plazo, esbozar algunas grandes líneas de investigación para toda la Universidad.

Posteriormente, es posible que haya que pensar en una Secretaría que se ocupe más directamente de coordinar el área de Ciencia y Tecnología.

9) En orden a favorecer la integración del saber que debe inspirar toda la tarea de nuestra Universidad, y llegar a los alumnos, estamos preparando una nueva encuesta acerca de la religiosidad de nuestros alumnos y sobre la formación teológica que ofrecemos. Podremos comparar sus resultados con los de la encuesta realizada varios años atrás. Este material servirá de reflexión para la Comisión que asesorará al ICEU, pero también nos orientará en diversas áreas de trabajo. Posteriormente haremos otros sondeos que nos permitan conocer mejor la realidad de la Universidad y los consensos reales.

10) Pronto se les hará conocer un organigrama completo, de manera que puedan saber bajo qué órbita se ubican las diversas direcciones, centros, institutos, escuelas, departamentos, etc. Procuraré que ninguna estructura dependa directamente del Rector y que todas se inserten en un marco adecuado de referencia. Esto no implica en todos los casos una dependencia directa con respecto a los Vicerrectores, pero sí que sean los referentes con quienes se dialogue.

11) Atendiendo a las necesidades específicas de las subsedes del Interior, el año próximo tomaremos también algunas decisiones que favorezcan su crecimiento. Pronto recibirán la visita de las nuevas autoridades. En Paraná habrá en febrero un sondeo con amplia participación de los docentes para elegir Decano y tres jefes de Departamento. Para la Sede Mendoza estamos pensando en una amplia reestructuración. En el caso de la Sede Rosario quisiéramos alentar el proceso de crecimiento que los destaca.

12) Tenemos un compromiso importante de inversión edilicia que debe ser cumplido próximamente para no ser pasibles de una importante sanción económica. Pero el proyecto existente responde a necesidades de otros momentos, y tratándose de una construcción que ocupará el único espacio que nos queda libre, las decisiones que tomemos ahora condicionarán el futuro. Por consiguiente, estoy dispuesto a recibir todas las opiniones posibles en orden a que la nueva edificación responda a las necesidades más importantes de toda la Universidad. Esta grave decisión deberá ser compartida.

Estos son los primeros cauces de participación que propongo, porque creo que responden a algunas necesidades actuales. Pero, a su vez, estas estructuras participativas me permitirán reconocer otras necesidades, de manera que podamos tomar las decisiones adecuadas para el bien de todos.

En los ambientes intelectuales y académicos todos tenemos una gran tentación: creer que nuestro propio pensamiento, nuestras inquietudes y preocupaciones son la síntesis perfecta de lo razonable y verdadero, y sentirnos los intérpretes acabados de los intereses de la mayoría. Para evitarlo, no queda más camino que agudizar nuestra capacidad de escucha y exponernos al diálogo con todos. El autoritarismo asume formas muy sutiles, y ninguno de nosotros está exento de caer en sus redes, tampoco yo. Por eso les pido que me acompañen con su oración para que pueda discernir adecuadamente lo que el Espíritu quiere suscitar entre nosotros y para que pueda tomar las decisiones adecuadas para el bien común.

Ruego al Señor que los bendiga a todos, los proteja, y les regale el gozo de dejar brotar lo mejor de ustedes mismos para enriquecer a la Iglesia y a la Nación.

Pbro. Dr. Víctor Manuel Fernández
Rector de la Pontificia Universidad Católica Argentina