Fundamentos

 En razón del contexto histórico en que vivimos, adquieren particular importancia los estudios relativos a la Familia y el Matrimonio. “La Familia, en los tiempos modernos, ha sufrido quizá como ninguna otra institución, la acometida de las transformaciones amplias, profundas y rápidas de la sociedad y de la cultura (...) La Iglesia, consciente de que el matrimonio y la familia constituyen uno de los bienes más preciosos de la humanidad, quiere hacer sentir su voz y ofrecer su ayuda a todo aquel que, conociendo ya el valor del matrimonio y de la familia, trata de vivirlo fielmente; a todo aquel que, en medio de la incertidumbre o de la ansiedad, busca la verdad y a todo aquel que se ve injustamente impedido para vivir con libertad el propio proyecto familiar. Sosteniendo a los primeros, iluminando a los segundos y ayudando a los demás, la Iglesia ofrece su servicio a todo hombre preocupado por los destinos del matrimonio y de la familia” (Familiaris Consortio, 1)

“En un momento histórico en que la familia es objeto de muchas fuerzas que tratan de destruirla o deformarla, la Iglesia, consciente de que el bien de la sociedad y de sí misma está profundamente vinculado al bien de la familia, siente de manera más viva y acuciante su misión de proclamar a todos el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia, asegurando su plena vitalidad, así como su promoción humana y cristiana, contribuyendo de este modo a la renovación de la sociedad y del mismo Pueblo de Dios” (Familiaris Consortio, 3)

En este marco histórico corresponde entonces, que la Universidad, teniendo en cuenta el servicio que debe cumplir dentro de la Iglesia, tome acciones concretas tendientes a cumplir su compromiso con la verdad y la protección de la vida.

“Para que pueda realizar su vocación de <santuario de la vida>, como célula de una sociedad que ama y acoge la vida, es necesario y urgente que la familia misma sea ayudada y apoyada (...) La Iglesia debe promover incansablemente una pastoral familiar que ayude a cada familia a redescubrir y vivir con alegría y valor su misión en relación con el Evangelio de la vida” (Evangelium Vitae, 94)

La importancia, complejidad y actualidad del tema, justifican que la Universidad dedique una parte sustancial de su actividad académica al tratamiento de los aspectos teológicos y filosóficos, bioéticos y médicos, canónicos y jurídicos, sociales y económicos, relacionados con el Matrimonio y la Familia en la sociedad actual, de manera transdisciplinaria. De allí, la creación del Instituto para el Matrimonio y la Familia.