Grupo de investigación sobre historia y perspectivas de la Teología en Argentina

Marco general: La cátedra abierta “La Teología en Argentina”

  • El estudio teológico tiene una larga tradición en nuestro país, porque fue una de las disciplinas enseñadas desde el inicio en la Universidad de Córdoba -que procedía del Colegio Máximo de esa ciudad fundado en 1610-, erigida en 1622, la cual fue la primera universidad en nuestras tierras y la sede en la que se confirieron los primeros doctorados en teología.
  • En los últimos 40 años, después de la renovación de la teología y de los estudios por parte del Concilio Vaticano II (DV 24, GS 44, OT 14-16, GE 11), crecieron notablemente entre nosotros los estudios teológicos, con más institutos, graduados, cursos y publicaciones;
  • Se destacan las actividades de las dos facultades de teología del país, la nuestra, que inició una nueva etapa a partir de 1957, convirtiéndose en un centro de estudios teológicos superiores que fue creciendo progresivamente en su nivel científico y en su proyección pastoral; y la Facultad hermana que funciona en el Colegio Máximo de San Miguel, perteneciente a la Compañía de Jesús; ellas y los numerosos institutos de formación teológica y pastoral de origen diocesano, religioso y laical creados en el posconcilio testimonian que nuestra teología se encuentra en crecimiento y que interesa a la formación de más miembros del Pueblo de Dios;
  • Se destaca la creciente actividad de la Sociedad Argentina de Teología (SAT), fundada en 1970 con el fin de “favorecer la reflexión teológica en todas sus manifestaciones, con particular referencia a la problemática latinoamericana y argentina” (Estatutos SAT, art. 3), conforme a lo expresado en sus inicios por su primer presidente, el actual Cardenal E. Karlic:

"Mientras Argentina y América Latina no se hagan presentes con un pensamiento teológico por ellas elaborado, no ocuparán el puesto que les corresponde en la marcha de la Iglesia universal y del mundo”

  • Existen investigaciones parciales sobre figuras, corrientes, lugares y etapas, pero falta un estudio ordenado de la evolución de las disciplinas teológicas en forma separada y conjunta;
  • Ya hay varios estudios completos sobre el desarrollo histórico del pensamiento filosófico en la Argentina, pero no existen aún panoramas de la historia del pensamiento teológico;
  • La situación actual nos invita a tomar conciencia de la necesidad de conocer y de dar a conocer seriamente el desarrollo de la historia de la teología, en el amplio marco de la historia de la Iglesia, del país, de las corrientes de pensamiento y de la vida pastoral, teniendo en cuenta la importancia teológica y pastoral de la vida de las iglesias particulares;
  • Por eso se ha creado esta cátedra, para seguir el itinerario pasado y presente de la teología en la Argentina, tarea que desborda a una cátedra regular de las carreras de grado o posgrado:
  • Esta cátedra podría contribuir a difundir en la comunidad científica y en el mundo cultural del país el reconocimiento de la teología como ciencia;
  • La actividad de una cátedra cuyo objeto y fin sea estudiar la teología en la Argentina y la teología argentina, en todas sus facetas, podría hacer un seguimiento del proceso histórico-cultural nacional, latinoamericano y mundial y, a la vez, debería acompañar los distintos ensayos de inculturación teológica en curso, de una forma receptiva, crítica, sistemática y creativa;
  • Esta cátedra podría contribuir al objetivo más vasto de ir forjando, en la medida de nuestras posibilidades, la elaboración de una teología católica en lengua española, con una tonada argentina y en un horizonte latinoamericano, desde el sur del Sur, que tenga sus raíces en la tradición de la teología católica, se desarrolle con sentido ecuménico e interreligioso, y preste sus servicios a la Iglesia y la sociedad argentina, latinoamericana y universal;
  • Una cátedra “abierta”, es decir, con alcance curricular y extracurricular, diseñada con el perfil indicado, puede ser un ámbito de integración para estudios acerca de la historia de la teología local, que es un sector particular transversal a las distintas disciplinas teológicas. Esa historia se compone, entre otros elementos, de las historias de las disciplinas y los tratados, por lo que excede a las cátedras existentes;

Actividades del Grupo