Revista Sapientia

sap02
sap02

VENTICINCO AÑOS DESPUÉS

“Defendiendo la grandeza de la Sabiduría humana de la Filosofía, no menguada sino enaltecida en su subordinación, orgánica y vital a la Sabiduría divina de la Fe y la Teología, que lejos menoscabarla la defienden y confrontan desde fuera con la seguridad de su Verdad superior, y demarcando así los límites de sus dominios de Sabiduría natural – los dominios perennes del ser y de su inteligibilidad al alcance de nuestra inteligencia, que no han sido cercenados sino divinamente extendidos extendidos por un Saber superior que deja incólcume los dominios de la Sabiduría humana – defendemos y demarcamos a la vez el ámbito de SAPIENTIA y le asignamos su misión rectora precisa de expresión de Filosofía pura, de Sabiduría estrictamente humana, pero que reconoce y ataca una Sabiduría superior a ella y que, por eso, resulta ser también de Filosofía cristiana. Su labor no es teológica, sino pura y exclusivamente filosófica, de Sabiduría puramente humana. Y si a las veces tocare el tema teológico, sólo lo hará accidentalmente para alcanzar con más plenitud su propio objeto”.
Sapientia1946
“Y como quiera que esa Sabiduría natural de la inteligencia humana, esa Filosofía, ha encontrado su realización más plena y auténtica en la Filosofía de Santo Tomás, hasta tal punto que su Filosofía no es la filosofía de un hombre ni de una inteligencia, sino la Filosofía del hombre y de la inteligencia; por eso SAPIENTIA se presenta como una revista de Filosofía no sólo cristiana sino también tomista; no en el sentido de una vulgar repetición de la fórmulas de Angélico Doctor, sino en el de una profundización de sus propios principios, eternos como la verdad del ser que encierra, y de su desarrollo orgánico constante en la incorporación de la verdad inagotable – porque infinita – del ser que inteligiblemente expresa y que la nutre desde la trascendencia objetiva. El tomismo como expresión asimilación vital de la realidad que se inserta y de que se nutre, no es una Filosofía de una época pasada, no es algo muerto ni arqueológico, así como tampoco una Filosofía, verdadera, sí, porque la verdad del ser es eterna e inmutable, pero inacabada, prolongable en todas las direcciones y caminos del ser – en extensión y profundidad – bajo cuya luz inteligible, persona pero fructuosamente trabaja y progresa sin cesar, incorporando orgánicamente a su síntesis inteligible todos los aspectos de la verdad ontológica.. Sólo el tomismo, por eso, le ofrece al filósofo la posibilidad de realizar el ideal de su difícil y trascendental misión: el acrecentamiento del acervo de la verdad, la originalidad en la verdad. Es él un sistema siempre actual, sin renunciar, antes bien, conservando y acrecentando lo pasado, porque la verdad no es sólo de hoy como no lo es tampoco de sólo ayer sino de siempre eterna”.

Sapientia1916

Texto de Monseñor Octavio N. Derisi
Revista "Sapientia"- Organo de la Facultad de Filosofía.

Ver Texto completo (formato.pdf)
Todos los contenidos de la Revista Sapientia también pueden ser encontrados en la Biblioteca Digital de la Universidad.